Las dos propuestas que se conocen para la reforma a la educación
Por: Contrapunto.co
http://www.contrapunto.co
Exposición de motivos de la reforma a la educación superior del Ministerio y de la MANE

La comunidad académica cuenta con dos instituciones consolidadas que la representan, al menos en su proyecto de construir una reforma de educación superior: el Ministerio de Educación y la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (MANE). Sin embargo estamos ante una paradoja de intereses puesto que ambas instituciones son contrarias en términos ideológicos, de hecho la MANE surgió como una respuesta opositora a la reforma de educación superior propuesta por el Ministerio y con ánimo por trascender presentaron a la nación una exposición de motivos equivalente para una futura propuesta de reforma.


Las dos instituciones son consientes que la educación nacional está crisis y de la urgencia de que la educación superior se integre a los procesos políticos y económicos actuales, puesto que –sin ser ambicioso- van a trascender al futuro de la universidad misma y formarán el país que queremos o no queremos.





  La propuesta de la MANE

La MANE se construyó como una respuesta al proyecto inicial del Ministerio de Educación. La exposición del colectivo estudiantil argumenta que el proyecto inicial fomenta la desigualdad, el desequilibrio, el desconocimiento y la baja calidad.



La propuesta de la MANE argumenta que el origen de la iniciativa gubernamental tiene sus raíces en el reciente TLC con Estados Unidos, específicamente en el artículo 12 en donde “el estado encubre una maniobra dirigida a acelerar el proceso de des-financiación de la educación”. Establecen que su propuesta “tuerce” las intenciones del TLC y establecen que éste y otros tratados son evidencia de un intento económico hacia la “recolonización” del país.


Además exponen que la propuesta es fruto de una lógica productiva que obedece a principios neoliberales, donde se genera un nicho para el capital financiero que, según la visión de la propuesta de la MANE, excluye y margina a la mayoría de la población. También consideran que el Banco Mundial y sus créditos son ilegítimos.


La exposición crítica que en “la constitución de 1991, al consignar la educación superior como un servicio, dejo instalado el marco jurídico de acción para el neoliberalismo y su intromisión en todos los aspectos de la vida nacional”, y frente a la primer propuesta exponen que la comunidad académica no fue participe en su construcción.


El documento cuenta con aspectos divergentes a la anterior propuesta, los más radicales son: expone a la libertad de aprendizaje como un pilar y contrario a ella los exámenes estándar globales que hacen que el aprendizaje sea homogéneo y los rechacen al ir en contra de tal libertad. Exponen que debe existir libertad de asistencia, puesto que no es la única vía de acceder al conocimiento y tampoco debe exigirse como requisito para la aprobación de una asignatura.


En lo que se refiere al orden público proponen que el Estado no podría intervenir en su control pues, según la propuesta, altera la autonomía universitaria. Así mismo establece que no debe someterse la educación a la trampa del mundo globalizado pues consideran que los Rankin mundiales no reflejan conocimiento, considerados por ellos como un proceso de adoctrinamiento.


Respecto a los recursos universitarios la propuesta expone que los resultados de las universidades no deben ser indicador para la asignación del presupuesto puesto que son sesgados y éste debe ser totalmente garantizado. La acreditación, de acuerdo con la propuesta, baja la calidad educativa e incluyen la negociación colectiva y el sindicalismo como mecanismos representativos y fundamentales.


La propuesta incluye un aparte de financiamiento donde exige que los recursos deben ser generados a través de impuestos a empresas internacionales y por medio de una reducción del gasto en guerra.


También expone otros elementos que a pesar que puedan ser verídicos no tienen clara relación con la educación, afirman que: la globalización es responsable de la pérdida de cultura, el servicio militar es excluyente con la universidad, las actuales negociaciones con las FARC son una salida eficiente a la guerra contrario a un proceso militar y a los supuestos intereses del gobierno de mantener el conflicto, la deuda nacional no es legítima y debe refinanciarse, el plan nacional de desarrollo del Gobierno actual tiene como objetivo la expropiación de recursos naturales y sirve de impulso a la “extranjerización” de recursos despojado a los habitantes del campo. Es curioso que centren la atención de la propuesta en exigir derechos sin mencionar nunca los deberes


La propuesta no se preocupa por mantener una posición ideológica neutral dado que en su justificación responsabiliza a la crisis actual a la apertura económica de los noventas, acusa al congreso de paramilitarismo y al gobierno central como discriminador. En la propuesta se lee que “se han profundizado los niveles de represión contra los pueblos que en los distintos países y territorios se levantan por sus derechos fundamentales en justas y legitimas protestas, de las cuales el movimiento estudiantil se ha hecho participe logrando que en los casos de diversos países sean reconocidos y apoyados internacionalmente”.



  Exposición del Ministerio de Educación


La propuesta del Ministerio expone que la educación superior presenta problemas, especialmente la falta de cobertura amerita un aumento inmediato de la inversión. Enfoca su propuesta en la construcción de un proyecto educativo que en principio busca garantizar el acceso a la educación superior de alta calidad, sin mostrar el modelo actual como una catástrofe o una profunda crisis.


Expone que la propuesta es inspirada en diversos ejemplos internacionales como el modelo de China en donde la asignación de recursos y multas se hace acorde a evaluaciones de calidad ejercidas por ministerios. Cita otros ejemplos como el de Corea del Sur donde el desarrollo político y económico fue generado por la educación superior. Así mismo responde a problemas comunes como la alta deserción del modelo Estadounidense.




En su relación con el gobierno reconoce al congreso como una institución honorable, aceptando su legitimidad y justificando su espacio de propuesta a través de la ley 8 de 1979 en donde el congreso otorga al gobierno nacional un espacio para legislar la educación superior, y la obligación de velar por su calidad. Reconoce la obligación del estado pero además incluyen que también existen deberes hacia la educación superior a mas instituciones, familias y al estudiante mismo.


La propuesta tiene muchos componentes e ideas novedosas que se configuran dentro de un plan operativo que no genera impacto fiscal, tales cómo: la creación del consejo nacional de acreditación, que deba limitarse la oferta para que se pueda controlar la calidad, un fuerte proceso de autoevaluación, un incremento sostenido del 3% de inversión hasta el 2022.


La propuesta incluye el fondo de creación de ciencia que va a estar nutrido con un 10% de las regalías, plantean políticas de buen gobierno, articulan propósitos y alcances, además de los niveles de educación, propone un intercambio científico y consolidación de redes académicas, la creación de un fondo para promover permanencia a través de suplir costos de manutención, becas y préstamos con tasa real de 0% de interés.


De acuerdo con la justificación del Ministerio el proyecto busca excelencia académica, ética, transparencia, equidad y accesibilidad, pluralismo, participación, responsabilidad social, eficacia, eficiencia, moralidad administrativa, respeto a la autonomía, al igual que responsabiliza e identifica al estudiante como principal beneficiario y responsable de exigir derechos y cumplir deberes.


La educación superior es constituida como un derecho, donde además de ser un servicio público cuenta con una función social. Es claro que existe una coordinación con el plan nacional de desarrollo en donde se reconoce a la educación como el instrumento más poderoso en reducir la pobreza y camino más efectivo para alcanzar la prosperidad.


La propuesta es consecuente con una política macroeconómica de crecimiento sostenido, orientando hacia la producción de bienes y servicios, a través de innovación y prosperidad, reflejando la percepción del Ministerio del país que queremos – o no queremos -.



  Ocho cifras que respaldan la propuesta del ministerio

1. Colombia invierte el 1.92% del PIB en educación, superando la media latina 1,32%.


2. Las universidades reciben la mitad de sus ingresos de fuentes privadas.


3. La remuneración que recibe un recién egresado de educación técnica es 2,3 veces más que la de un bachiller.


4. Solo el 14.2% de los docentes cuenta con doctorado.


5. En 1998 el 23% de los estudiantes eran de familias con ingresos inferiores a dos salarios mínimos mientras que en 2010 la cifra era cercana al 50%.


6. La tasa de deserción universitaria del 43% en universidades publicas y 47.2% en universidades privadas


7. La concentración de la oferta educativa es de 44% en cinco profesiones.


8. El 63% de la oferta educativa se encuentra en cinco departamentos.