¿Qué es la troika Rusa?
Por: Juan Camilo Vergara
La vida en Rusia, desde una troica.

La troika, esa carroza que lo resume todo. Ese trineo halado por tres caballos en el que se condensan la historia, la cultura, la política y el futuro de Rusia, el país que en algún momento llegó a ejercer su dominio sobre un sexto del planeta. La troika atravesó guerras, industrializaciones, revoluciones, la estepa siberiana y llegó a unir bajo el águila bicéfala de la familia Romanov las fronteras de Alemania con las costas de California. ¿Quién hubiera un día imaginado que un solo país separa a Polonia de Estados Unidos, o que solo Rusia se interpone entre China y Noruega?



telegraph.co.uk



País de todas las paradojas, muro de contención entre Asia y Europa, todos se preguntan para dónde va el gigante de Eurasia. Hacia dónde lo llevan sus líderes 21 años después del fin de la Unión Soviética y por qué vemos un retorno de las viejas habitudes del politburó soviético. Y es que una nueva desconfianza viene creciendo no solo hacia Occidente sino, sobre todo, hacia China, que genera el pánico enmudecido de los rusos. Porque si bien los norteamericanos ven a China como su principal rival en el futuro próximo y los europeos como la principal causa de su des-aceleramiento económico, los rusos tienen verdaderas razones de preocuparse. De hecho, la troika de los zares, de los líderes comunistas y de Putin ya no surca con tanta libertad los parajes de Siberia y del extremo oriente[1] . Del otro lado de sus fronteras existe hoy una China que desborda de energía y que se refriega las manos al ver las riquezas desaprovechadas de su vecino del norte. Aunque, como lo dijo en alguna ocasión el canciller alemán Otto von Bismark, “Rusia no es nunca tan débil ni tan fuerte como parece”.


Protestas en Rusia


Todo esto le produce temor a Rusia, que suele ver en toda forma de desorden interno la llegada de los cuatro jinetes del apocalipsis. De ahí la idea aceptar males menores, autoritarismos “pasajeros” en pro de un país fuerte que vuelva hacer sentir sus ambiciones en el mundo. Saber qué es lo que sucede en estos momentos en Rusia y de qué manera eso tiene repercusiones en otras regiones del planeta, es como pretender desenredar un ovillo sin las manos. Podremos avanzar mil diagnósticos, sentenciarla al efecto irreversible de la fuerza centrifuga de sus regiones, entenderla como un Estado con esclerosis avanzada, pero no es sino viéndola punto por punto que podremos comenzar por acercarnos al misterio que cubre a este país. Rusia no es lo que dicen los diarios occidentales, a la vez que no es lo que muestran sus noticieros nacionales. No es Putin caminando triunfante por la alfombra roja ni las manifestaciones moscovitas en su contra. Rusia es, en palabras de Winston Churchill, “un acertijo, envuelto en un misterio, dentro de un enigma“; razón de más para iniciar este blog e internarnos en una región que cabalga entre América, Asia y Europa, de la que nos llegan débiles ecos, noticias que a duras penas nos permiten entender de qué se trata todo este asunto llamado Rusia y que es, en la actualidad, una de las 5 grandes economías emergentes.


La vida en Rusia ha cambiado drásticamente en los últimos 30 años


Nostálgicos del imperio perdido, de los buenos años soviéticos cuando Moscú dominaba la mitad del mundo, cuando el Estado le garantizaba a la población educación, trabajo, deporte, cultura, estabilidad y seguridad. Fue todo un mundo el que se derribó con el muro de Berlín, un modo de vida que se vino abajo en 1991, malgastado por unos preceptos de igualdad saturados por la corrupción y el poder agobiante del partido comunista.


¿Desde qué ángulo enfrentarnos entonces a la realidad de este país? ¿Por medio de qué extraño método lograremos dar con el clavo de la Madre Rusia? Les propongo que afinemos la mirada, veamos este país desde sus entrañas, desde las ocurrencias de su día a día para entender que no solo de política vive el hombre, que las realidades de un país se construyen en su diario vivir, y que la patria de Tolstoi, Mendeléyev y Lenin guarda secretos que de alguna manera nos pueden facilitar entender nuestra propia realidad.



[1] Los rusos llaman Extremo oriente todo lo que se encuentra más allá de Siberia, esa franja costera que va desde la punta de Alaska hasta la frontera con Japón y Corea del Norte.