El día sin carro le cambió la cara a Bogotá
Por: Martín Rivera Alzate
¿Qué beneficios le trajo el día sin carro a la capital colombiana?

Algunos no lo recordarán, pero el 29 de octubre de 2000 el entonces alcalde Enrique Peñalosa Londoño convocó a una consulta popular para preguntarles a los bogotanos si estaban de acuerdo con establecer un día sin carro al año; una jornada dedicada exclusivamente al uso del transporte público o vehículos no motorizados. De ese referendo nació el decreto 1098 de 2000.


Tanto su mandato como el de Antanas Mockus promovieron el uso de la bicicleta para que así las personas pedalearan o caminaran a sus destinos, sin embargo cuando llegó Luis Eduardo Garzón y eventualmente Samuel Moreno, se le dio un enfoque más ambiental. Gustavo Petro, durante su primer año, celebró el día de los humedales. Aunque para esta nueva versión, entendió el enfoque original y habilitó 483 km de Ciclovía.


Muchos consideran que este “Día sin carro” fue todo un éxito. Andrés Felipe Vergara, creador del Ciclopaseo de los miércoles , miembro de Mejor en bici y actual contratista de la Secretaría de Movilidad, en conversación con ContraPunto afirmó quedar muy satisfecho con la jornada: “Desde el punto de vista de la bici, fue supremamente positivo. Mientras que en años anteriores el aumento del uso de la bicicleta era del 40% en comparación con cualquier otro día, hoy llegamos a un aumento del 115%”. Vergara le atribuye ese aumento a que “(el) Distrito, universidades y colectivos se sintonizaron”, logrando transmitir de manera más masiva el mensaje”.


Germán Sarmiento, otro activista y autor del blog Mi Blogotá , afirmó que “en términos generales, en comparación con años pasados, se vio el esfuerzo. Haber habilitado la Ciclovía fue un acierto por parte de la administración”. Otro gran aliado de la jornada, dice Sarmiento, fue el sol que brilló en la mañana e invitó a que las personas sacaran sus bicicletas.


El boletín oficial de prensa, emitido en horas de la noche, confirmó que a Bogotá le fue muy bien durante este día. La velocidad promedio del transporte público colectivo aumentó de 23 km/h a 25 km/h y la velocidad de los particulares pasó de 28 km/h a 30 km/h. Por otro lado, la administración buscaba acelerar el acercamiento de los ciudadanos con el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) y si se tiene en cuenta que el número de usuarios de este sistema aumentó en un 38.5% frente a

otros días, se podría concluir que efectivamente esa estrategia funcionó.


Tal fue el ambiente en la ciudad que en horas de la mañana el alcalde Gustavo Petro trinó en su cuenta de Twitter:

El Alcalde en Twitter

El periódico El Tiempo se adelantó un paso y en su cuenta de Facebook le preguntó a los capitalinos: “¿están de acuerdo con la propuesta de Petro de realizar más Días Sin Carro al año? De 1.317 votaciones a la fecha, el 82,2% han respondido “¡Sí!, al menos una vez al mes”. Un 8% eligió “Está bien, pero máximo dos veces al año” y el 5,6% optó por “Todo lo contrario, deberían quitar el día sin carro”. El 4,2% restante eligió la opción “no, que se quede tal como está”.


Si bien no es un indicador certero frente a la posición real de la ciudadanía, si se puede considerar que el debate será más que bienvenido y el Distrito tiene las herramientas y argumentos para justificar más de un “día sin carro” al año. Puede que para muchos Gustavo Petro no ha tenido una buena alcaldía, pero a juzgar por lo hecho en esta jornada, la administración se preocupó por hacer una buena labor.