Entrevista a Ramón Jimeno "En Venezuela, es normal ajustar las normas, aún las constitucionales, a la voluntad del mandatario."
Por: Contrapunto.co
Entrevista a Ramón Jimeno por la muerte de Chávez
1. El gobierno en Venezuela no se ha posesionado, ¿qué va a pasar en términos electorales y constitucionales? ¿Puede considerarse que Nicolás Maduro es el Presidente, dado que no se posesionó Chávez?



La situación que se crea obliga a convocar elecciones en 30 días, lo que resuelve la precaria institucionalidad que surgió al no posesionarse Chávez de su nuevo mandato, con el visto bueno de la Asamblea. En Venezuela, es normal ajustar las normas, aun las constitucionales a la voluntad del mandatario.



Al haber ganado las elecciones con toda claridad el chavismo, goza de una legitimidad que surge de la voluntad popular, que en el modelo sui generis que impuso el PSUV, está por encima de la legitimidad formal. De manera que Maduro puede ejercer el poder.



Los problemas reales que enfrentará Venezuela y el sucesor de Chávez son otros y son diferentes al a formalidad jurídica. Se refieren más bien a cómo mantener el socialismo chavista, tras 14 años de gobierno con una situación económica que obligará a tomar medidas fuertes y restrictivas para la población, tarde o temprano.



2. ¿Cual va a ser la posición de la oposición?



La oposición está muy debilitada tras la derrota de Capriles. De hecho perdió en 20 de las 23 gobernaciones en juego en diciembre. Está dividida y sin rumbo, y además enfrenta el posible reto que le plantee Lara, gobernador de Falcón, como candidato alterno. De manera que es posible que ante la inminencia de un triunfo de Maduro por el factor emocional que produce la muerte de Chávez, los sectores más radicales y desesperados intenten desestabilizar el proceso para alargar la fecha electoral, lo que sería un error de la oposición. Los sectores más centrados, consideran que lo mejor es prepararse para una transición en unos pocos años, pues si por alguna circunstancia poco probable llegaran a ganar, heredarían los problemas que deja el chavismo que son muchos y reorientar el actual estado hacia un modelo capitalista democrático tradicional, es una labor que nadie cree que la actual oposición pueda liderar.





3. ¿El chavismo se va a debatir entre Maduro y Cabello, cómo van a repartirse el poder?



Tras la muerte de un caudillo, sus tropas suelen unirse, se consolidan. De hecho, este esfuerzo lo realizó Chávez en vida al restaurar a Cabello y ponerlo de contrapeso de Maduro. De manera que la unidad saldrá a flote para garantizar el nuevo mandato. Las disputas sobrevendrán mas tarde o temprano, de acuerdo al reparto que haga el nuevo Presidente entre las facciones del PSUV, que es una maquinaria muy poderosa, que cuenta además con los recursos públicos y el aparato estatal. Enfrentarse al gobernante es riesgoso como ya lo experimentó Cabello y otros.



Ahora, Maduro recibirá el apoyo de países muy comprometidos con la revolución socialista del siglo XXI, como China, que es un gran acreedor de Venezuela. China necesita que honren su deuda y los compromisos, y nada le conviene más que el PSUV se mantenga en el poder, pues además pone un pie en América Latina que le sirve como balance frente a Estados Unidos.



El otro país que requiere la continuidad de Maduro es Cuba, líder político del chavismo y con una inmensa injerencia en el estado y el gobierno venezolano. Los cubanos, son expertos en lograr la unidad, y en reducir a los divisionistas.



Un tercer país que requiere estabilidad es Colombia con su proceso de paz, e inclusive Estados Unidos, como comprador de crudo venezolano no tiene interés en que este flujo se interrumpa por inestabilidades políticas internas.



4. ¿Qué va a pasar con el Proceso de Paz?



Maduro está al tanto del proceso colombiano y ha estado al lado de Chávez y de los cubanos en el diseño y los acercamientos entre las partes. Mantiene contactos estrechos con representantes de las FARC y otros actores del esfuerzo de paz. Es muy probable que el proceso no se afecte en lo absoluto con la muerte de Chávez, por el contrario Maduro tiene la oportunidad de dejar atrás la etiqueta de haber apoyado a las FARC, como lo hizo abiertamente Chávez durante la época de mayores tensiones con el gobierno Uribe.



5. ¿Va a tener algún futuro el ALBA?



Es poco lo que el Alba ha logrado y la eficacia de la petro-diplomacia chavista ya venía desvaneciéndose día a día. Con los problemas internos que debe resolver el nuevo gobierno, económicos y sociales, logísticos de abastecimiento, y de infraestructura, es muy poco probable que Maduro insista en gastarse los dólares del petróleo en el exterior para buscar apoyos regionales que ya carecen de sentido. El auge económico de muchos de los países de América Latina, hacen innecesario los apoyos de los venezolanos, con excepción de países como Nicaragua y Cuba, para los que la ayuda en petróleo si es fundamental.