Autolib: un trayecto hacia el futuro
Por: Martín Rivera Alzate
http://contrapunto.co/
París se moviliza de manera sostenible hacia el futuro.

París, la ciudad de la luz, la ciudad de la Torre Eiffel y La Mona Lisa, la que sigue enamorado a muchos y fue hogar de Córtazar, Proust y James Joyce, esa que se creía había quedado en el pasado, sigue estando a la vanguardia en la movilidad sostenible. Ya había recibido el premio del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés) en 2008 por haber puesto en marcha el sistema de bicicletas públicas más ambicioso del mundo: Velib.


Este proyecto puso a disposición de la ciudad más de 20.000 bicicletas y revolucionó la manera de movilizarse, siendo cada vez más sostenible. Bertrand Delanöe, el alcalde socialista que se obsesionó por las políticas destinadas a un aire más limpio y nuevas maneras de movilizarse, fue aún más ambicioso al presentar lo último en sistemas de transporte compartido: Autolib .


El objetivo de este proyecto es cambiar la lógica detrás de los carros particulares, pasando de una lógica de posesión a una de uso. Lo que busca la ciudad es popularizar el acceso y poner al servicio de la ciudadanía unos vehículos que se pueden usar de manera particular, pero dentro de un sistema compartido. Con el valor agregado que todos los vehículos son 100% amigables con el medio ambiente al ser vehículos eléctricos.


Fuente: http://www.innovapedia.org


Para finales de 2012 el sistema ya contaba con 3.000 vehículos distribuidos en 1200 puntos de atención en París y 46 municipios aledaños. Las cifras oficiales estiman que con esta oferta se están reduciendo en 22.500 vehículos el parque automotriz, beneficiando directamente al medio ambiente.


¿Cómo funciona?


El usuario solo debe acercarse a un centro de Autolib’ y presentando su licencia de conducción, una identidad y la tarjeta de crédito, puede acceder a recibir una tarjeta inteligente personalizada para habilitar el vehículo en los paraderos destinados para tal fin y hacer uso del vehículo.


Con un costo en promedio de €10 para el pase diario y un aumento entre €5 y €7 por cada media hora, quien utiliza el carro viaja de un punto A, a un punto B sin tener que preocuparse por encontrar un parqueadero en las congestionadas calles parisinas.


Fuente: http://4.bp.blogspot.com


Cada paradero de Autolib cuenta con un tomacorriente el cual debe ser conectado al vehículo una vez este sea parqueado. El carro se puede recoger en el paradero más conveniente para el usuario y dejarlo donde más le convenga, siempre y cuando haya cupo.


Cada vehículo, además, cuenta con un GPS el cual, a través de la tarjeta inteligente del usuario, guarda los viajes más concurridos y destinos más populares para automatizar el servicio. Asimismo, todos son de transmisión automática con tres opciones de uso; amigable con el medio ambiente, para carretera y nieve. El servicio está disponible 24 horas los siete días de la semana.


Fuente: http://www.ideegreen.it


Todo usuario, al registrarse, recibe un seguro contra accidentes que lo protege mientas utiliza el servicio.


Críticas


Algunos ambientalistas afirman que las baterías de litio con las que se impulsan los vehículos son perjudiciales para el medio ambiente.


Igualmente, la alta demanda del servicio puede ocasionar congestión en los paraderos por lo que encontrar un espacio disponible para dejar el vehículo puede tomar varios minutos perjudicando al usuario. De igual forma un vehículo disponible puede tardar un tiempo considerable. Sin embargo, para este problema Autolib ya desarrolló aplicaciones para teléfonos inteligentes donde muestra en tiempo real si hay, o no disponibilidad de vehículos en los paraderos más cercanos. De además se puede guardar un espacio de parqueo, en el paradero destino, con algún tiempo de anticipación.


Todavía no hay controles para los conductores que estén alicorados y al ser un servicio que funciona las 24 horas, existe el riesgo que quienes salgan en altas horas de la noche con un alto nivel de alcohol, puedan usar los vehículos.


Puede impactar directamente en el mercado automotriz que si bien tiene detractores ambientales y sociales, económicamente es un sector muy robusto con impacto directo en la economía francesa.


El futuro


Indudablemente este servicio de uso compartido de vehículos particulares es muy avanzado y logra imitar, en cierta medida, el proyecto llevado a cabo en algunas ciudades de Estados Unidos, llamado Zipcar , el cual consiste en alquilar un carro por horas y dejarlo en otro lugar de donde se recogió.


Fuente: http://2.bp.blogspot.com


Autolib , al igual que Vélib, quiere demostrarle al mundo (desarrollado y en vías de desarrollo) que una serie de políticas públicas dirigidas al cuidado medioambiental puede impactar positivamente la calidad de vida de una ciudad. París, la cual se creía ya estaba del todo inventada, sorprende por su innovación y capacidad de reinventarse, en pleno Siglo XXI.