Reflexiones sobre la renovación urbana en Bogotá
Por: Dilia Lozano
Bogotá


El tema de la renovación urbana en la ciudad volvió al debate público: la Secretaría Distrital de Movilidad, en el marco del Plan de Manejo de Tráfico, para la construcción del puente de la Carrera 7 sobre la Calle 26 y las actividades relacionadas con la edificación de la estación subterránea Museo Nacional, que hacen parte del proceso de adecuación vial para la Fase III de TransMilenio; propuso la peatonalización temporal desde la calle 19 hasta la calle 26 de la carrera 7, con el argumento de priorizar el peatón sobre el vehículo particular. Terminada la demolición del puente, la administración decidió ampliar la peatonalización desde la Plaza de Bolívar hasta la calle 24, pero de manera indefinida.



Las voces de protesta no se hicieron esperar, provenientes de gremios como Fenalco, quienes manifestaron una reducción en sus ventas, de acuerdo a una encuesta realizada en octubre de 2012, encontraron que el 64% de los comerciantes disminuyeron sus ventas en comparación con el mes anterior y tan sólo el 9% han mejorado.



También, la encuesta muestra que la percepción de inseguridad ha aumentado en un 81%. En este sentido el secretario de gobierno, Guillermo Asprilla, ha dicho que las cifras de la policía metropolitana muestran que del 1 de enero al 31 de agosto de 2012 se presentaron 80 casos menos de hurto a personas, comparado con en el mismo período del 2011, es decir que para la administración la peatonalización no ha sido una causa para el aumento de la inseguridad en la zona.



La administración presentó la iniciativa de peatonalización como el inicio de la revitalización del centro, sin embargo, a primera vista el mobiliario urbano ubicado en la zona no es estéticamente agradable, ni invita a los peatones a permanecer en las calles, no existen cafés al aire libre que conviden a la conversación, a pesar del importante número de personas que transita por ese sector. Se requiere de gestión privada y pública para que la zona incentive mayor diversidad de comercio e invite a la permanencia y protección del ciudadano y no sólo alberge a la importante población flotante que recorre el sector día a día.



Ahora bien, en los temas macro como el desarrollo de un plan de parcial de renovación urbana, la ciudad cuenta en gestión durante el año 2012 ocho planes parciales de renovación urbana. De los cuales, es importante mencionar el de Estación Central, como el primer plan parcial de renovación urbana de iniciativa pública, que tiene como objetivo el desarrollo de la modelación urbana que articule la Estación de Transmilenio con el proyecto inmobiliario, la incorporación de propietarios al proyecto y la incorporación de vivienda VIP.



El plan se encuentra ubicado entre la carrera 13 y la transversal 17 y la calle 26 a la calle 24, en total serán 10.7 hectáreas, las cuales serán distribuidas en 11 manzanas. 



El proyecto pretende integrar operacionalmente y funcionalmente las tres troncales que pasan por el centro de la ciudad: Troncal Av. Caracas, Troncal calle 26, y troncal carrera 7a y 10ª.



El plan permite desarrollar diferentes usos como el residencial, comercio, servicios empresariales y financieros entre otros, ligados a transporte masivo. En esta medida se convierte en un avance para el desarrollo de proyectos integrales ligados al transporte público y la captura de plusvalías en la zona.



El proyecto cuenta con viabilidad mediante resolución del año 2012, por la Secretaria Distrital de Planeación. Ahora debe ser adoptado por decreto del alcalde mayor, para que en coordinación con el sector público y privado la implementación sea un avance importante para la ciudad.