Una ciudad por descubrir
Por: Juan Manuel Restrepo
La ciudad verde


¿Cuándo fue la última vez que fuiste a un nuevo parque, tomaste un café en un sitio nuevo o caminaste por una vía desconocida? Nos hemos vuelto extranjeros en nuestra propia ciudad.



No exploramos, no caminamos y no nos asombramos con cosas nuevas. Vivimos en una monotonía urbana; comemos en los mismos sitios, andamos las mismas calles e interactuamos con las mismas personas. Hemos construido una frontera mental y territorial y no nos atrevemos a descubrir la Medellín que desconocemos. Si queremos construir una mejor ciudad tenemos que volver a ser exploradores del espacio urbano. Tenemos que abrir puertas desconocidas para conectar ideas diversas y talentos nuevos.



Aunque no los veamos fácilmente, en Medellín hay espacios, muchas veces invisibles o desconocidos, que nos enseñan a movernos de una manera diferente, compartir conocimiento y descubrir nuevos talentos culturales de la ciudad. Son una revolución silenciosa que rompe las fronteras que nos limitan.

Hace un año nació la Morada , una emisora independiente, de “artistas, tejedores, soñadores y formadores” de ciudad que transmiten desde la Comuna 13, un territorio de artistas. Esta emisora amplia las voces alternativas que le apuestan a la cultura, el arte y la educación como ejes del desarrollo. Entre encuentros y desencuentros la 

Morada es un lugar para conectar ideas y talentos urbanos.



La Morada transmite diariamente desde la Comuna 13. Crédito imagen: Fantauzzi Brothers.




Los que creen que moverse en Medellín sobre dos ruedas es imposible, no han ido el último miércoles de cada mes a La Fiesta de La Bici . Esta es una iniciativa de ciudadanos para ciudadanos, que transforma por unas horas una ciudad de carros en una ciudad de bicicletas. En las últimas ediciones se contaron más de 4.000 ciclistas recorriendo las 7 mil hectáreas planas del Valle de Aburrá.



Para apropiarse de nuevos conocimientos fuera de lo muros tradicionales de la educación no hay un mejor lugar que Lo Doy Porque Quiero en el Parque del Poblado. 



Esta iniciativa invita a personas a compartir conocimiento, experiencias, habilidades, gustos y aficiones con la intención de formar y crear una mejor ciudad. Andrés Smith, “Andrew”, creador de este espacio, comenta que Lo Doy Porque Quiero “es compartir conocimiento, compartir en el verdadero sentido de la palabra, sin esperar nada a cambio”. Con este espacio, Andrew busca construir una “ciudad sin egoísmos”, donde la educación sea de todos y para todos.



Estos son tres ejemplos de pequeñas revoluciones que abren espacios para experimentar y recrear la ciudad. Depende de cada uno dar el primer paso para participar de estos y otros espacios que nutren a la ciudad de saberes, diálogos e intercambios. Una columna queda corta para resaltar todos los lugares e iniciativas que están rompiendo la monotonía urbana. Por eso, la invitación es que tomemos un bus sin rumbo, caminemos por una vía nueva y hablemos con un desconocido para encontrar caras nuevas de una ciudad que creemos conocer.



Juan Manuel Restrepo

@ juanmrestrepo