Cuando los gobiernos entran a facebook
Por: Contrapunto.co
Las redes sociales y el acceso del gobierno se convierte en nueva polémica

El reciente escándalo mediático destapado por un analista de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional por sus siglas en Inglés) ha vuelto a poner la relación de los ciudadanos con sus gobiernos en la mira.


Las nuevas tecnologías, que se han impuesto en los últimos cinco años en el mundo, le brindan a los usuarios nuevos espacios de conexión. Para la mayoría de las personas esto se constituye como una herramienta más para establecer y mantener conexiones. Desde una perspectiva gubernamental estos espacios también se convierten en medios de comunicación para criminales y delincuentes.


La balanza entre las necesidades de seguridad de los ciudadanos y las libertades se están convirtiendo en el centro de un debate reciente, donde los gobiernos están desarrollando nuevas herramientas y nuevas formas de entender estas herramientas.


Las redes sociales, por su parte, se han convertido en un medio de movilización nuenca antes visto, la primavera árabe, por ejemplo, cambió el panorama político en la región, Turquía y Brasil ya ven, desde su propia perspectiva, cómo las redes determinan su política.

  ¿Correa vería igual a Snowden si estuviera revelando sus secretos?
La posibilidad de que el Gobierno ecuatoriano conceda el estatus de asilado al exanalista de Inteligencia de EE.UU., Edward Snowden, trajo los primeros efectos colaterales.

 En tan solo cuatro días, la prensa extranjera posó su mirada en el Ecuador para hacer duros cuestionamientos a la puesta en vigencia de la Ley de Comunicación, al considerarla un nuevo ataque a la libertad de expresión por parte del presidente Rafael Correa.

La fórmula es simple. Los medios extranjeros tomaron nota del discurso de defensa de la libertad de expresión del Gobierno ecuatoriano para justificar su apoyo a Snowden (requerido por las autoridades de EE.UU. por revelar sus programas de espionaje) y lo comparó con las restricciones al periodismo nacional que aplica la ley de medios votada por el oficialismo.

Difícilmente, por ejemplo, un diario con la influencia de The Washington Post hubiera dedicado un editorial en términos tan duros sobre esta ley si no hubiera sido por la coyuntura de Snowden. En su artículo: "Snowden resalta el doble 'estándar' de Ecuador", este diario cita el artículo 30 de la Ley de Comunicación que prohíbe la circulación libre de información "protegida por una cláusula de reserva". En este caso, el exagente de inteligencia hubiera sido sujeto de "sanción financiera".

La revista The Atlantic también dedicó un importante espacio a este tema de forma muy firme. "Lo interesante es que si Correa ha creado un espacio seguro para extranjeros como (Julián) Assange y ahora posiblemente Snowden, no hace lo mismo con los disidentes en su propio país". Este medio asegura que la nueva ley "regula el contenido editorial y entrega a las autoridades el poder de imponer sanciones y censurar a la prensa". The Atlantic concluye que "aparentemente, poner luz en las actividades del Gobierno solo es legítimo cuando el gobierno en cuestión no es el ecuatoriano".

Según Los Ángeles Times, el diario más grande de la costa oeste de los EE.UU., el Consejo de Regulación de la Información estará integrado por cinco personas que, en su criterio, responden a Correa y, además, habla de la eliminación de un gran porcentaje de frecuencias de radio y TV privadas a favor de medios estatales.

 Dentro de la coyuntura del posible asilo a Snowden, ese diario entrevistó al ex asambleísta contrario a la ley de medios, César Montúfar, quien advirtió de los riesgos que, a su juicio, corre la libertad de prensa con este documento. El Financial Times calificó al Consejo regulador como "orweiliano", en alusión al Ministerio de la Verdad de la novela "1984" del escritor inglés George Orwell.

 Otra revista con gran prestigio y audiencia es Mother Jones. Ahí se señala que Snowden puede dar bríos al discurso antiestadounidense de Correa pero que su idea de darle el asilo será un búmeran ya que atraerá atención global a su política contra con la prensa, apuntando figuras como el linchamiento mediático. "Por darle a Snowden el abrazo del oso, Correa puede atraer la atención a su propio historial de oposición a la prensa robusta que lo desafía".

Una de las publicaciones digitales más respetadas, Salon, también puso los ojos en la Ley de Comunicación ecuatoriana a propósito del caso Snowden. La ley, señala Salon, deja que el Gobierno decida lo qué es información veraz y amenaza a los periodistas con sanciones penales por "socavar el prestigio de personas o grupos y permite a las autoridades ordenar a los medios a publicar disculpas públicas por sus reportes".

No solo el mundo anglosajón ha aludido el desempeño del Ecuador en temas de libertad de prensa a propósito de Snowden.

Diario Le Monde (Francia) afirmaba que "el pequeño país de 15 millones está lejos de ser un paraíso para los defensores de la libertad de expresión", retomando el editorial de The Washington Post.

Y John Carling, en El País (España) decía esto sobre Snowden: "¿Lo verían igual Correa y Patiño si en vez de filtrar secretos norteamericanos filtraba los suyos? ¿O hubieran pedido su extradición?".
  Turquía, manifestaciones y ancho de banda

Según el diario 'TechCrunch', mientras tenían lugar las protestas en Estambul era casi imposible entrar en Facebook o Twitter, y lo mismo ocurría en otras partes del país.


Fuente: RT.com


"Redujeron el ancho de banda al mínimo, de manera que oficialmente Internet no estuviera bloqueado pero en realidad no fuera posible cargar ninguna página", dijo una fuente anónima al diario. Las redes 3G también estaban bloqueadas. Mientras tanto, los proveedores explican que los problemas con el acceso se debieron al aumento de tráfico, y no al bloqueo oficial, que requería un orden judicial.

La asociación internacional de derechos digitales European Digital Rights informa de que algunos comerciantes de Estambul han dejado su señal wifi abierta para dar servicio a los manifestantes y activistas, aunque los problemas de velocidad son importantes.

Por su parte, los manifestantes turcos recurren a software de encriptación para frustrar cualquier intento de aumentar la censura en Internet después de siete días de manifestaciones contra el Gobierno y de una ola de detenciones presuntamente por instar a la gente a protestar en las redes sociales.

Anteriormente, debido a la escasa cobertura mediática de las protestas en el país por parte de los medios locales, los turcos se dirigieron no solo las a redes sociales, sino que mandaron a RT e-mails en los que contaban los detalles de las violentas protestas en el país.

  Anonymous lanza "Operación Andes libre" por YouTube

La red de ciberactivistas “Anonymous”, conocida por sus ataques a páginas web de empresas e instituciones, anunció este miércoles el lanzamiento de la “Operación Andes libre”, en represalia a la decisión del gobierno de hacer seguimientos a las redes sociales.

“Viendo cómo estos Gobiernos vulneran abiertamente la libertad de expresión y privacidad de todos los ciudadanos y cibernautas, hemos decidido lanzar una operación conjunta (…) para apoyar a los ciudadanos chilenos y peruanos en la lucha por sus derechos”, señaló Anonymous en un video .


Los ciberactivistas aseveraron que los Gobiernos de Chile y Perú “siguen vulnerando los derechos de sus pueblos”, al “vigilar” las comunicaciones de los ciudadanos a través de blogs y redes sociales como Facebook o Twitter.

El comunicado , leído por una persona ataviada con la característica máscara del anarquista revolucionario V, de la película “V de Vendetta”, advirtió que el seguimiento informático del Gobierno permite “ubicar geográficamente” la fuente de lo que se pública y se comunica.

La ministra secretaria general de Gobierno, Ena Von Baer, dijo que puso en marcha el seguimiento de las redes sociales con el objetivo de conocer lo que los internautas piensan del Ejecutivo.

La secretaria de Estado defendió la medida, y aseguró, en declaraciones a radio Cooperativa , que “lo único” que se está haciendo es “saber lo que opina la gente”.

“Las redes sociales son redes públicas”, dijo Von Baer, y explicó que el Ejecutivo está interesado en captar la “sensibilidad” de la sociedad sobre temas “importantes”.

“No estamos haciendo nada que no sea mirar opiniones públicas”, subrayó.

El vicepresidente del Senado, Juan Pablo Letelier, criticó la medida, considerándola “un atentado” a las libertades de los ciudadanos.

El senador opositor calificó los seguimientos de “gravísimos” y comparó la medida con las intervenciones telefónicas que se realizan sin orden judicial. “Es un tema que colinda con un Estado policíaco”, afirmó.

En tanto, el diputado opositor Ramón Farías anunció que citará a la portavoz Von Baer a la Comisión de Ciencias y Tecnologías del Congreso, para que explique en qué consiste la iniciativa.

“Queremos saber los detalles de esta medida, y hasta qué punto se vulneran los derechos de las personas. No hay problema en que se sigan comentarios a través de Twitter o Facebook, ya que se pueden entender como públicos, pero es distinto que se averigüe desde dónde estoy emitiendo mi opinión”, aseveró.

Enzo Abbagliati, director de Elquintopoder.cl, calificó en tanto de “sensata” la medida, y opinó que ésta refleja un “reconocimiento explícito” del Gobierno al “valor político” de las redes y de la opinión que los ciudadanos.

“El Gobierno ya no podrá hacerse el sordo. Eso es una ganancia absoluta para la calidad de nuestro régimen democrático”, apuntó Abbagliati en una columna del diario la Tercera.

Ana Piquer, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Chile, se manifestó “preocupada” por la medida, pero consideró que si se limita a “revisar solamente las redes para fines de información y medidas de comunicación”, no se estarían vulnerando derechos.

“Sin embargo, poder acceder a los detalles de quién opina qué, respecto de qué temas, es una información muy potente, que potencialmente podría utilizarse para tomar medidas que podrían violar los derechos de privacidad, libertad de expresión o de asociación”, explicó Piquer a Efe.

“Ustedes, gobernantes, deberían temernos a nosotros, no nosotros a ustedes. Somos uno. Somos todos. Somos Anonymous. Somos legión. No perdonamos. No olvidamos. Espérennos”, advirtieron los ciberactivistas.